almohada viscoelástica de viaje TRAVELLER

Por qué siempre debe evitar las almohadas y mantas proporcionadas en los aviones

Por qué siempre debe evitar las almohadas y mantas proporcionadas en los aviones

Aunque las almohadas y mantas de las aerolíneas puedan parecer cómodas, lo más probable es que estén repletas de gérmenes. Muchos piensan que no pasa nada por utilizarlas, pero el hecho de que estén envueltas en plástico no significa que estén limpias ni, mucho menos, que sean nuevas. A continuación, algunas buenas razones por las que es recomendable evitar su uso. 

1. Cuestiones de higiene

Las almohadas de las compañías aéreas se reutilizan varias veces y en muchas ocasiones no se limpian a fondo entre usos. Aunque esto puede variar de unas aerolíneas a otras, muchos auxiliares de vuelo e incluso investigaciones han revelado que algunos optan por reutilizar mantas y almohadas después de cada vuelo. Seguramente habrá notado que, una vez que llega el avión a la pista, el período de espera para que la siguiente tanda de pasajeros aborde es corto, por lo que es imposible disponer del tiempo suficiente para lavar y desinfectar adecuadamente estos artículos. Incluso en las compañías aéreas que afirman lavar las almohadas y mantas después de cada uso, es sensato cuestionarse cuán limpias y frescas están realmente. Tenga en cuenta que incluso si se lavan, estos artículos no son nuevos, ni de uso exclusivo. Antes de llegar a su mano, han pasado por millones de pasajeros que han puesto sus rostros (y gérmenes) en ellas. 

2. Productos químicos nocivos

En el caso de aquellas aerolíneas que garantizan que sus almohadas se lavan después de cada uso, es importante tener en cuenta que utilizan detergentes al por mayor que contienen productos químicos tóxicos. Investigadores de la Universidad de Washington estudiaron los productos de lavandería más vendidos y descubrieron que emitían docenas de sustancias químicas diferentes identificadas como tóxicas o peligrosas, incluidas dos clasificadas como carcinógenas. Así que, aunque técnicamente estén “limpios”, estos artículos ponen en peligro su salud con sustancias como la dietanolamina (asociada a irritación cutánea y ocular, y posiblemente a problemas hepáticos), los destilados de petróleo (asociados a cáncer y daños pulmonares), el etoxilato de nonilfenol (tóxico para los nervios, irritante para la piel, posible alterador hormonal, tóxico para la vida acuática), etc. 

También hay que tener cuidado con los productos que se compran en las tiendas como recurso de última hora. Estas almohadas suelen estar fabricadas con materiales nocivos y rellenas de bolitas de poliestireno, que son tóxicas e incluso están relacionadas con daños genéticos en los glóbulos blancos y con determinados cánceres de la sangre. 

Si le preocupa la limpieza de las almohadas de los aviones o es propenso a las alergias, lo mejor que puede hacer es comprar y llevar su propia almohada. Nuestra almohada viscoelástica de viaje TRAVELLER se ha fabricado específicamente para viajar con el fin de proporcionarle comodidad y preservar su salud. Esta almohada es impermeable y libre de sustancias nocivas, ideal para las pieles más sensibles. También es hipoalergénica e inhibe el crecimiento bacteriano de forma natural y permanente. 

3. Están fabricadas con material sintético y se almacenan a granel

Las aerolíneas no invierten en almohadas de alta calidad, ya que la relación de costos no se los permite. Por este motivo, optan por ofrecer almohadas baratas, fabricadas con materiales tóxicos y rellenos sintéticos que suelen estar compuestos de fibras de poliéster siliconadas. En caso de que no lo sepa, el poliéster rebosa sustancias químicas desagradables, la principal de las cuales es el etilenglicol. Esta toxina se desprende de las almohadas, lo que significa que quienes las utilizan (incluidos usted y sus seres queridos) están expuestos a inhalarla mientras duermen. Por no hablar de que también puede absorberse a través de la piel, lo que puede provocar irritación cutánea y ocular, entre otras cosas. Dado que estas almohadas y mantas se compran en grandes cantidades, la mayoría suelen almacenarse a granel, lo que aumenta el riesgo de exposición a gérmenes, bacterias e incluso alérgenos. Si padece alergias o algún tipo de sensibilidad, utilizar una almohada proporcionada por una compañía aérea puede aumentar el riesgo de una reacción adversa. 

La almohada de viaje BSensible se fabrica con responsabilidad social, sostenibilidad medioambiental y tejido de origen natural libre de sustancias nocivas. Esto no sólo beneficia su salud, sino también al medio ambiente. 

Teniendo en cuenta estos factores y si prioriza la comodidad y la higiene, lo mejor es llevar su propia manta y almohada viscoelástica de viaje TRAVELLER en su próximo vuelo. De este modo, podrá asegurarse un descanso más confortable, sabiendo que cuenta con un artículo hipoalergénico, limpio y de uso exclusivo personal.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

magnifiercross