Noticias

El cambio de estación ya llegó, y eso significa que es momento de guardar los artículos de verano y preparar tu hogar para la temporada de frío. El invierno puede ser acogedor, en especial si tu habitación está equipada con los productos adecuados. Hay muchas cosas que puedes hacer para transformar tu habitación en un espacio acogedor para el otoño. A continuación, te ofrecemos cinco consejos.

1. Prepara tu habitación para el invierno con capas de ropa de cama

Con la llegada del otoño, tu cama tendrá una nueva misión: mantenerte abrigado. Lo mejor es cambiar a ropa de cama variada. Quizá sea una buena idea tener una primera capa de sábanas suaves y frescas que te brinden comodidad durante el descanso. Para sumar calor, incorpora un edredón de lino sobre tus sábanas o un acolchado mullido.

2. Llena tu cama de almohadas

Viste tu cama de gala con almohadas grandes y suaves. Esto ayudará a mantenerte abrigado, hará brillar tu habitación y te hará querer acurrucarte en tu cama. Puedes mezclar y combinar tamaños, añade una o dos almohadas cosmetic BSensible y quizás una adicional para decorar.

3. Luz cálida, para más calidez

La iluminación marca una gran diferencia en la apariencia y la atmósfera de un espacio. Prepárate para el otoño añadiendo luces suaves y tenues a tu habitación. Tal vez, lo mejor sea empezar por una lámpara con una bombilla cálida en tu mesita de noche.

4. Cambia de lugar los muebles de tu habitación

Puede que hayas movido tu cama más cerca de la ventana durante el verano, quizá para el otoño es mejor alejarla. Acomoda tus muebles de modo que te ayuden a mantenerte abrigado.

5. Mejora tu cama

Si llevas un tiempo queriendo mejorar tu cama, el otoño es un excelente momento para hacerlo. Invertir en productos que contribuyan a mantener tu nueva cama o tu nuevo colchón es clave para que duren más. Un protector de colchón acolchado impermeable no solo protege tu colchón, sino que además añade comodidad extra a tu cama.

El otoño es una estación que disfrutan aquellos que se prepararon para el frío. Asegúrate de que tu habitación sea un espacio cálido, y prepáralo con los elementos necesarios para aumentar la comodidad y la calidez, y así evitar usar de más la calefacción (y ahorrar dinero).