Una historia fascinante: el pasado, presente y futuro de los nórdicos

Una historia fascinante: el pasado, presente y futuro de los nórdicos

Los nórdicos se han utilizado a lo largo de los años para hacer las camas más cálidas y cómodas, y la vida más fácil. Los registros muestran ya las primeras versiones de nórdicos alrededor del año 3000 a.C en Asia.

Los vikingos y los noruegos también los utilizaban en la antigüedad para protegerse de los duros inviernos. En la actualidad, los nórdicos se han convertido en un producto de cama esencial y popular en todo el mundo, pero su evolución parece haberse detenido abruptamente.

Sin embargo, algunos fabricantes siguen trabajando en el desarrollo de nuevas técnicas para hacer de los nórdicos un producto aún mejor, utilizando una combinación más inteligente de naturaleza y tecnología para proporcionar el máximo confort y adaptarse a las necesidades de los consumidores actuales. Descubre más sobre la historia de los nórdicos y su brillante futuro, para saber cómo elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.

Contenido del artículo:

  • El origen de los nórdicos
  • Un presente sin innovación
  • El prometedor futuro de los nórdicos ya está aquí.

Tiempo de lectura:

  • 3 minutos

El origen de los nórdicos

Desde el comienzo de la humanidad, contar con abrigo a la hora de dormir ha sido una necesidad básica, especialmente durante las estaciones más frías del año, debido a que la temperatura del cuerpo desciende durante el sueño. Así que, para sobrevivir, los primeros humanos cubrían sus camas con materias primas como pieles de animales, algodón, seda o cáñamo. Más tarde, los colonos nórdicos empezaron a utilizar plumas de pato para fabricar su ropa de cama al descubrir que este material proporcionaba más calor y aislamiento que las pieles.

Así nació el primer nórdico. Más tarde, el uso de nórdicos se extendió rápidamente a zonas de Gran Bretaña gracias a un inglés llamado Paul Rycaut, reconocido como la primera persona que intentó comercializarlo en esa zona. Este revolucionario concepto se extendió así por toda Europa y muy pronto llegó a Estados Unidos, ganando popularidad en todo el mundo.

Un presente sin innovación

Junto con la popularidad, también crecía la demanda de los nórdicos. Por este motivo vemos que hoy en día muchos fabricantes producen cada vez más nórdicos de baja calidad, hechos en masa con materiales sintéticos no sostenibles o rellenos de plumas tradicionales repletas de alérgenos. Muchas marcas de renombre y trayectoria, notables por otros productos, han subcontratado la fabricación de este producto (que no dominan) y simplemente le han colocado una etiqueta con su logotipo para venderlos como propios. La mayoría de ellos se fabrican sin ningún tipo de supervisión y, por tanto, se crean con materiales propensos al crecimiento bacteriano y susceptibles de acumular fluidos corporales y albergar chinches, ácaros del polvo, alérgenos, esporas de hongos, escamas de piel, manchas. El uso de este tipo de nórdicos contribuye, entonces, al aumento de las afecciones alérgicas, las lesiones por eczema, el asma, la conjuntivitis y otras enfermedades. Estamos ante en un producto mediocre que dista mucho de ser cómodo o que sólo resiste una temporada.

Los consumidores conscientes descubren cada vez más nórdicos fabricados con plásticos no sostenibles y sustancias tóxicas, que no solo perjudican al medio ambiente, sino también a las personas.

Esto se debe a que muchos nórdicos económicos se fabrican con productos químicos potencialmente dañinos, compuestos orgánicos volátiles (COV), tintes cancerígenos, irritantes y otras sustancias químicas que pueden afectar negativamente la salud. Estos químicos también pueden causar daños a los ecosistemas terrestres y acuáticos. Por suerte, cada vez más empresas son conscientes de este problema y crean nórdicos con procesos naturales y mejores para el bien de todos.

El prometedor futuro de los nórdicos ya está aquí

Afortunadamente, el futuro de los nórdicos ya está aquí. Se trata de un nuevo tipo de producto capaz de adaptarse a la temperatura de forma más inteligente para cualquier estación del año. Esto es posible gracias a sus rellenos superiores, hipoalergénicos, no tóxicos, que evitan el desarrollo de bacterias y olores.

Tras años de investigación y desarrollo, BSensible lanza al mercado el Nórdico NATURZINC, diseñado y fabricado en nuestras instalaciones, donde los más altos estándares de calidad pueden ser controlados de cerca de principio a fin.

Creado con la mezcla de fibra TENCEL™ sostenible presente en el relleno y la funda, el Nórdico NATURZINC de BSensible ofrece el mejor cuidado para la salud, la piel y el confort. Es ligero, extremadamente transpirable y se presenta en diferentes pesos para distintos gramajes de calidez, absorbiendo la humedad y manteniendo el cuerpo a una temperatura constante y agradable.

Aunque los nórdicos tienen una larga historia, ahora se fabrican con responsabilidad social y sostenibilidad medioambiental. En BSensible, estamos comprometidos con nuestra reputación de ofrecer un producto notablemente superior que aportará calor, confort y salud este próximo invierno y durante muchos años. Varias certificaciones internacionales de calidad confirman este compromiso.

La mejor apuesta para un sueño cálido y reparador es nuestro nuevo nórdico, que sin duda pasará a formar parte de la vida cotidiana de muchos hogares sin poner en riesgo el confort ni la salud.

Antes de que llegue el invierno, acércate a las mejores tiendas de tu localidad y exige la mejor calidad. Verás que al pedir el mejor nórdico disponible, no dudarán en traerte el Nórdico NATURZINC de BSensible.

Noticias relacionadas

Últimas entradas

magnifiercross