Noticias

La incontinencia urinaria es un asunto que suele abordarse desde la vergüenza. Muchas personas se sienten solas frente a este problema ya que es algo de lo que sienten que no pueden hablar. Aunque suele asociarse con los adultos mayores y los niños muy pequeños, la realidad es que puede ocurrir a cualquier edad. Se considera una afección debilitante, y está bastante extendida, se calcula que afecta a entre el 10% y el 20% de toda la población europea.

No en todos los casos es posible eliminarla, ya que la posibilidad éxito depende del origen que tenga. Pero siempre se puede conseguir que afecte lo menos posible, incluso en la vida diaria. Dicho esto, veamos algunas de las formas en las que se puede luchar contra la incontinencia urinaria.

1. Prepárate

Hay varias formas de prepararse para los incidentes relacionados con la esta afección, incluso si no puedes detenerla. Como este problema suele producirse sobre todo durante las horas de sueño, es probable que arruine la ropa de cama y cause vergüenza y frustración. Por eso es conveniente que cuentes con sábanas bajeras impermeables. De este modo, podrás lavar fácilmente tu ropa de cama y te asegurarás de que dure más tiempo. También puedes considerar usar ropa interior absorbente si la incontinencia está afectando tus actividades duarante el día. No todo el mundo la necesita, pero para algunos puede marcar una gran diferencia.

2. Prueba los ejercicios para el suelo pélvico

Otro de los factores que suelen estar relacionados con este problema es la debilidad del suelo pélvico. Aunque no sea posible detener la incontinencia por completo mediante el ejercicio, practicarlos a diario puede ayudar a disminuir sus efectos. Realiza estos ejercicios con el asesoramiento de tu médico y recuerda que tus sábanas impermeables son tu mejor red de seguridad para descansar con tranquilidad ¡Inténtalo!

3. Evita levantar objetos pesados

Los episodios de incontinencia no siempre ocurren al azar; a veces, están relacionados con acciones. Si levantas objetos pesados con frecuencia, esto podría guardar relación con el problema. Siempre que sea posible, evita levantar demasiado peso. ¡Verás la diferencia!

4. Cambia tu dieta

La evidencia sugiere que el consumo excesivo de alcohol y cafeína, así como el hábito de fumar también influyen, habla con tu médico sobre cómo puedes cambiar tu dieta para reducir al mínimo los episodios.

La incontinencia no tiene por qué condicionar tu vida. Recuerda: aunque no puedas eliminarla, puedes reducirla.