Bacterias y suciedad escondidas ¿Cuándo fue la última vez que cambiaste tu almohada de viaje?

Bacterias y suciedad escondidas ¿Cuándo fue la última vez que cambiaste tu almohada de viaje?

Una almohada de viaje pasa por toda una travesía, ya sea en avión o en coche. Está en contacto con muchas superficies, expuesta a miles de personas y probablemente haya tocado varios rostros si otros la han utilizado también. Además, es muy común olvidar lavarlas antes y después del viaje, por lo que a estas alturas, ha acumulado sudor, saliva, oleosidad natural del cuerpo, polvo y gérmenes. Es decir, está sucia y no es cómoda ni buena para la salud. A continuación, ofrecemos algunas ideas para evitar enfermar por una almohada de viaje infestada de bacterias.

¿Cómo se ensucian las almohadas de viaje?

Las almohadas que se ofrecen durante un vuelo vienen envueltas en plástico, pero no son nuevas. Al igual que las mantas, suelen reutilizarse debido a la frecuencia de los vuelos. Esto significa que han sido utilizadas por varios pasajeros antes que tú. Una investigación realizada hace unos años descubrió que las almohadas y las mantas tenían restos de Pseudomonas paucimobilis, conocida por causar infecciones pulmonares y oculares. Aún si se aplica desinfectante antes de usarla, los gérmenes no se detienen aquí.

Pero no son solo las almohadas que ofrecen las aerolíneas, las de uso exclusivo de los pasajeros muy probablemente también estén sucias. Posiblemente se hayan caído y entrado en contacto con superficies sucias, o hayan estado escondidas en un armario acumulando suciedad con el tiempo, o tal vez hayan sido utilizadas por todos los miembros de la familia. Quizá sea el momento de comprar una nueva.

¿Cuál es la vida útil de una almohada de viaje?

Como regla general, su vida útil es de dos años, ya que probablemente para ese momento la almohada esté infestada de gérmenes. Es conveniente verificar dos veces al año y descartar las que ya hayan cumplido su ciclo para evitar que alguien corra el riesgo de utilizarlas por error. No bastará con lavarlas después de un tiempo, ya que pueden acumular distintos niveles de suciedad y alérgenos según el material del que estén hechas.

Por ejemplo, las que están fabricadas con materiales hipoalergénicos resisten la suciedad y los ácaros del polvo con más eficacia que otras. Por su parte, las fabricadas con materiales sintéticos pueden acumular más polvo y, por tanto, tienen menor vida útil.

Almohada viscoelástica de viaje TRAVELLER

Independientemente del tipo de almohada, la mayoría de los expertos coinciden en deben ser reemplazadas en algún momento. Las de mayor calidad, como la almohada viscoelástica de viaje TRAVELLER, tienden a resistir mejor el polvo y a durar más tiempo. Equipada con una funda de almohada impermeable, evita la filtración de líquidos y la inhalación de los ácaros del polvo que son la principal causa de alergias respiratorias. És más, goza de propiedades antibacterianas permanentes obtenidas de forma natural, sin tratamientos nocivos. Su tejido transpirable actúa como una segunda piel mejorando el confort y permitiendo convertir cualquier rincón del mundo en un santuario de relax.

Los gérmenes y alergias durante los viajes son cosa del pasado, ya que esta almohada de viaje ha sido diseñada para brindar confort y protección vayas donde vayas. ¡Es hora de viajar con una almohada de calidad que durará tanto como un viaje alrededor del mundo!

Noticias relacionadas

Últimas entradas

magnifiercross